Domingo 10 de Diciembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Domingo 10
Lunes 11
Martes 12

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Angela Gheorghiu y Roberto Alagna en el Teatro Colón : Noche de divos
Con la presencia de dos cantantes de primera línea de la escena internacional, se realizó el primer concierto del Abono Bicentenario. Por Ernesto Castagnino
 

Roberto Alagna y Angela Gheorghiu, junto a la
Orquesta Estable del Teatro Colón, 2012

Recital de ANGELA GHEORGHIU, soprano y ROBERTO ALAGNA, tenor. Concierto realizado el miércoles 11 de abril de 2012 en el Teatro Colón. Orquesta Estable del Teatro Colón. Dirección musical: Ramón Tebar. Arias, duetos y fragmentos orquestales de Adriana Leocuvreur y L’Arlesiana de Francesco Cilea, Tosca y Edgar de Giacomo Puccini, La wally de Alfredo Catalani, y L’amico Fritz de Pietro Mascagni.

Angela Gheorghiu y Roberto Alagna han cultivado un género muy caro al star system: la pareja que comparte la vida y el escenario. Las crónicas de sus aventuras y desventuras amorosas —desde su boda celebrada durante una función de La bohème en el Met— ocupan tantas columnas como las reseñas de sus actuaciones. Tampoco el sello discográfico con el que desde hace años tienen firmado contrato ignora que tiene oro en sus manos: una pareja de cantantes jóvenes, bien parecidos y talentosos, que para colmo son soprano y tenor, lo que supone que pueden grabar las óperas más populares en los roles principales y lanzarlas con una foto de cubierta muy atractiva de la pareja. Pero nada de todo esto opaca que se trata de dos cantantes talentosos, dos voces de indiscutible calidad y belleza capaces de abordar sin dificultad el repertorio lírico y más recientemente el lírico-spinto.

El concierto estuvo organizado en torno a dos obras de las que ofrecieron algunas arias y duetos, además de los obligados intermedios orquestales. La primera parte, luego del preludio de L’Arlesiana de Francesco Cilea, estuvo dedicada a la ópera más conocida de ese compositor, Adriana Lecouvreur, de la que pudieron oírse los duetos “La dolcissima efigie” y “Ove, dunque son io”, junto a las arias “Io son l’umile ancella” y “L’anima ho stanca”. La segunda parte hizo pie en Tosca de Giacomo Puccini, con los dos duetos “Mario! Mario! Mario!... Son qui!” y “O dolci mani”, el aria “E lucevan le stelle” y, en lugar de la previsible “Vissi d’arte”, el aria “Ebben! Ne andrò lontana” de La wally de Alfredo Catalani, un compositor estilísticamente muy cercano a Puccini.

Roberto Alagna, Angela Gheorghiu y Ramón Tebar,
junto a la Orquesta Estable del Teatro Colón, 2012

La voz de Roberto Alagna, lírica y homogénea, ha adquirido con el tiempo un timbre más oscuro y dramático, lo que le permite abordar roles en esa línea como el de Maurizio en Adriana Lecouvreur, que debutará dentro de poco en Barcelona. Su voz se proyecta generosamente por toda la sala del teatro y su carisma es indiscutible, interpretando admirablemente la difícil aria de Maurizio “L’anima ho stanca”, aunque el aplauso mayor haya llegado luego con la más popular “E lucevan le stelle”.  La pareja sabe lo que hace y no ahorra caricias, besos y abrazos durante los duetos, desplegando una puesta en escena muy hábil y eficaz.

Angela Gheorghiu, con una voz menos notable que la de su marido, cuenta sin embargo con mayor solvencia interpretativa y un registro agudo brillante, con lo que compensa alguna opacidad tímbrica y un registro grave poco sustancioso. La soprano rumana tiene un presencia deslumbrante, que estuvo acentuada por los glamorosos vestidos que lució en la velada, y su abordaje del aria “Io son l’umile ancella” resultó impecable y superior al aria de Catalani. Pero el momento de mayor relieve vocal fue lo que ambos cantantes lograron en el dueto final de Adriana Lecouvreur, “Ove, dunque, son io”, un momento verdaderamente mágico que hizo ansiar poder verlos y oírlos en una puesta escénica de la ópera completa.

El director español Ramón Tebar fue una batuta prolija y sensible al requerimiento de las voces, aunque no se trató de un mero acompañamiento ya que pudo demostrar un gran dominio del estilo, nervio y buenas decisiones de tempo en una interpretación orquestal que no fue nunca rutinaria y derrochó teatralidad. La Orquesta Estable del Teatro Colón tuvo el habitual rendimiento, con una especial mención a las cuerdas altas, de sonido bello y homogéneo.

Roberto Alagna y Angela Gheorghiu, junto a la
Orquesta Estable del Teatro Colón, 2012

Un brillante recital que reunió a dos grandes divos de la lírica internacional en un programa pensado con inteligencia para permitir el lucimiento de estos dos buenos intérpretes puccinianos que ofrecieron como único bis —luego de una extraña explicación acerca de “problemas con el teatro”— una versión a cappella del bolero “Historia de un amor”. Un broche probablemente obvio pero también algo deslucido para una noche de alto nivel musical.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Abril 2012


Fotografías gentileza Teatro Colón
Para ver más fotos ingresá a
www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 17/04/2012
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados