Domingo 19 de Agosto de 2018
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

"Aida" en el Teatro Colón : El gusto por la monumentalidad
Para celebrar los 110 años de su edificio, el Teatro Colón ofreció una versión de la gran ópera verdiana con la que se inauguró en 1908, en la que se destacó la soprano estadounidense Latonia Moore en el rol protagónico. Por Ernesto Castagnino
 

Escena triunfal del segundo acto de Aida, Teatro Colón, 2018 

AIDA, ópera en cuatro actos de Giuseppe Verdi. Producción del Teatro Colon 1996. Función del jueves 31 de mayo de 2018 en el Teatro Colón. Dirección musical: Carlos Vieu. Concepción escénica y diseño de escenografía: Roberto Oswald. Director de escena repositor y diseñador de vestuario: Aníbal Lápiz. Escenógrafo repositor: Christian Prego. Iluminación: Rubén Conde. Coreógrafo: Alejandro Cervera. Elenco: Latonia Moore (Aida), Nadia Krasteva (Amneris), Riccardo Massi (Radamès), Mark Rucker (Amonasro), Roberto Scandiuzzi (Ramfis), Lucas Debevec Mayer (El rey de Egipto), Raúl Iriarte (Mensajero), Marisú Pavón (Sacerdotisa). Orquesta, Coro y Ballet Estables del Teatro Colón. Director del Coro Estable: Miguel Martínez. Directora del Ballet Estable: Paloma Herrera.

Durante el siglo XIX, la ópera, en tanto espectáculo, fue transformándose y adoptando —según el país— formatos inéditos y sorprendentes para satisfacer las demandas de un público siempre dispuesto a la novedad. Uno de esos subgéneros —creado y desarrollado en París— fue la grand opéra, que llevó la idea de ‘espectáculo’ a su máxima expresión, con argumentos basados en episodios históricos que permitieran el despliegue de vistosas escenografías y vestuarios, grandes coros y números de ballet, a lo largo de cinco extensos actos. El propio Giuseppe Verdi comprendió —en Don Carlos y Aida, dos óperas encargadas para celebrar fastuosos eventos— que, si bien ya en su declinación, era ese formato el que mejor se adaptaba a las circunstancias.

En 1867 el compositor estrenó en la Ópera de París su Don Carlos, solicitada por esa institución como parte de los festejos que tendrían lugar en torno a la Exposición Universal de 1867 que se desarrollaba en esa ciudad. Algunos años mas tarde, con motivo de la inauguración del Canal de Suez, Verdi recibió otro encargo, esta vez de la Ópera de El Cairo. El resultado será Aida, otra obra pensada para una celebración y, por lo tanto, con la dimensión de un ‘gran espectáculo’ acorde al evento. A pesar de la monumentalidad, el genio verdiano se las arregló, en ambas operas, para entrelazar, en medio de las impactantes escenas de conjunto, otras de un intimismo extraordinario, lo que genera múltiples niveles de abordaje y atractivos contrastes para el montaje escénico.

En esta ocasión, Aníbal Lápiz repuso la conocida producción de Roberto Oswald estrenada en el Teatro Colón en 1996. La visión de Oswald conforma parcialmente, al destacar el aspecto grandilocuente de la obra y dejar que se diluyan, en cierta forma, los pasajes más íntimos. La ambientación egipcia es hiperbólica: gigantescas estructuras, esfinges, escalinatas y predominio del dorado, un conjunto fácilmente digerible de inspiración en el cine hollywoodense. Entretiene, pero nada más que eso.

Escena final del segundo acto de Aida, Teatro Colón, 2018

En el foso las cosas funcionaron mucho mejor, Carlos Vieu —en la actualidad una de las batutas con mayor autoridad en este repertorio— consolidó una versión musical superlativa de la compleja partitura verdiana. Como él mismo explica en la entrevista que tuvimos oportunidad de realizarle antes del estreno, esta ópera presenta considerables dificultades en cuanto a la concertación por la presencia de coros y bandas internas, además de las escenas concertantes en las que confluyen solistas, coro y orquesta. Vieu cuidó con atención las tensiones y la progresión dramática, creando una lectura viva y teatral de la partitura. El Coro Estable, bajo la dirección de Miguel Martínez, hizo su aporte a las impactantes escenas de conjunto y también en los más sutiles coros internos de los sacerdotes.

La Aida de Latonia Moore brilló en un elenco no del todo parejo. La soprano estadounidense posee un material vocal de extraordinaria potencia, pero también capaz de medias voces y bellos pianissimi. Su entrega a las vicisitudes dramáticas del personaje es total, lo que explica su presencia, como la esclava etíope, en las más importantes salas del mundo, ingresando así a la lista de sopranos que cimentaron su carrera fundamentalmente sobre este rol, junto a Leontyne Price, Maria Chiara y Aprile Millo.

La búlgara Nadia Krasteva como Amneris —ya conocida por el público argentino por su incandescente Principessa de Bouillon en Adriana Lecouvreur el año pasado— fue de menor a mayor, logrando en la escena del juicio expresar la contradicción de sentimientos del personaje: pasión, ira, celos, culpa y desesperación. No despertó demasiado entusiasmo el Radamès de Riccardo Massi, algo superado por la exigencia del rol. Solo en el dueto con Amneris el poco pulido fraseo del tenor italiano consiguió algo de expresividad. Francamente olvidable el Amonasro de Mark Rucker, un barítono de medios muy limitados para esta empresa. Completaban el elenco Roberto Scandiuzzi como Ramfis, Lucas Debevec Mayer como el rey de Egipto, Marisú Pavón en el rol de la sacerdotisa y Raúl Iriarte como un mensajero.

Riccardo Massi (Radamès) y Latonia Moore (Aida)
en la escena final de Aida, Teatro Colón, 2018

Para inaugurar el actual edificio del Teatro Colón, el 25 de mayo de 1908, se eligió esta ópera verdiana que, por su espectacularidad, resultaba ideal para un evento de trascendencia social, política y cultural, como indiscutiblemente era la apertura del principal teatro lírico del país. En la celebración de los 110 años de ese gran acontecimiento, la ópera egipcia de Verdi volvió al mismo escenario, aunque el espesor dramático de esta maravillosa obra no se consiguió allí sino, fundamentalmente, en el foso de la orquesta.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Junio 2018

Imágenes gentileza Teatro Colón / Fotografías de Arnaldo Colombaroli y Máximo Parpagnoli
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta ópera, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 21/06/2018
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados