Martes 21 de Noviembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Martes 21
Miércoles 22


Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

La Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse en el Teatro Colón : Atmósferas resplandecientes
El Mozarteum Argentino presentó a la destacada orquesta francesa en obras de comienzos del siglo XX. Se lucieron el pianista Bertrand Chamayou y la trompetista Lucienne Renaudin Vary como solistas. Por Luciano Marra de la Fuente
 

ORQUESTA NACIONAL DEL CAPITOLIO DE TOULOUSE. Dirección: Tugan Sokhiev. Solistas: Bertrand Chamayou, piano; Lucienne Renaudin Vary, trompeta. Concierto del miércoles 25 de octubre de 2017 en el Teatro Colón, organizado por el Mozarteum Argentino. Shostakovich: Obertura festiva en La mayor, Op. 96 / Concierto para piano, trompeta y cuerdas en Do menor, Op. 35. Debussy: El mar, tres bocetos sinfónicos para orquesta. Stravinsky: El pájaro de fuego, suite orquestal (versión 1919).

La precisión y la fuerza en el ataque de los bronces en la fanfarria inicial de la Obertura festiva, Op. 96 (1954) de Dmitri Shostakovich anticiparon una de las características que estarían presentes en el último concierto ofrecido por la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse, bajo la dirección de Tugan Sokhiev, en el ciclo del Mozarteum Argentino. Ese sonido bien timbrado, legato y bastante fuerte, muy efectista para esta obra escrita para la celebración del 37° aniversario de la Revolución de Octubre, opacaría un poco la entrada de las cuerdas que se escucharon un tanto débiles. La siguiente sección fue aún más rápida que esa entrada, y la velocidad se mantendría así en las diferentes secciones, dejando de lado los contrastes que tienen el carácter de cada melodía. Faltó quizá hacia el final ese espíritu maestoso que es pivote para la coda rápida conclusiva. Más allá de estas elecciones, la orquesta siempre sonó ajustada, con —salvo el comienzo— un muy buen manejo de matices y un espíritu vibrante.

Muy diferente fue la pequeña fanfarria que da la trompeta al comienzo del Concierto para piano, trompeta y cuerdas (1933) del mismo autor, mientras el piano hace una escala ascendente y otra descendente. El toque de la joven Lucienne Renaudin Vary fue súper delicado, en tanto que Bertrand Chamayou impuso la sonoridad del piano con personalidad. No hace tanto pudimos escuchar esta obra en el Festival Barenboim 2017 y, sin entrar en comparaciones, la interpretación aquí ofrecida fue tan valedera como la otra. El contraste de personalidades de los dos solistas, sin dudas, influyó en eso, como también la parsimonia que le impuso el director Sokhiev a cada uno de los movimientos de esta obra compuesta por Shostakovich en pleno fervor vanguardista, previo a la censura de Lady Macbeth de Mtsensk en 1936.

Chamayou encontró en cada momento el tono preciso del discurso: fue lo suficiente juguetón durante el “Allegretto” inicial, bastante introspectivo en el “Lento” —fue admirable ese trino inicial con la hondura justa— y extremadamente virtuoso en el “Allegro con brío” final, con una cadenza precipitada, rítmicamente incisiva, casi alborotada. Los contracantos de la trompeta de Renaudin Vary fueron bellas pinceladas sonoras al piano de Chamayou, imponiendo su fuerza recién en el movimiento final. Si bien las cuerdas comenzaron con un protagonismo que tapó un poco a los solistas, en el devenir de la obra hubo un mayor balance, logrando una versión contenida, con las suficientes dosis pirotécnicas por parte de los solistas, sobre todo Chamayou.

Bertrand Chamoyou y Lucienne Renaudin Vary, junto a la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse, Mozarteum Argentino, Teatro Colón, 2017 / Fotografía de TdMargentina

Fuera de programa, el dúo de solistas ofreció “Adiós, Granada”, la primera de las Canciones españolas, Op. 100 de Shostakovich. Aquí los dos artistas encontraron una química excepcional, desde el toque melancólico del piano a la expresiva cantilena de la trompeta. Fue una manera genial para cerrar esta parte dedicada completamente al compositor soviético.

En la segunda mitad del concierto fue el momento de lucimiento pleno para la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse y la visión interpretativa de Sokhiev con dos obras que le cayeron como anillo al dedo. La belleza en las texturas orquestales, los expresivos solos de cada familia de instrumentos —sobre todo las maderas— y la creación de una atmósfera esplendorosa fueron algunas de las características de su versión de El mar (1905) de Claude Debussy. “Desde el amanecer al mediodía en el mar” comenzó con una oscura fila de contrabajos que, con el transcurrir de este movimiento y la sucesión de episodios de diferentes caracteres, hicieron que la llegada al estallido final del tutti fuera de una belleza sonora que se disolvería en un sutil silencio. La sensación de vértigo fue lo que atravesó “Juego de olas” con una prestación de las cuerdas excepcional, mientras que en “Diálogo del viento y del mar” convivieron momentos de severidad en las frases con un aliento lírico de las últimas secciones, que desembocaría en un final orquestal brillante. Fue, indudablemente, una versión memorable de estos “tres bocetos sinfónicos” de Debussy.

La suite del ballet El pájaro de fuego de Igor Stravinsky, en su versión de 1919, fue la obra con la cual el organismo sinfónico francés cerró de manera fastuosa su presentación. Las cuerdas tuvieron un buen desempeño nuevamente en la “Introducción” con los impecables solos de las maderas, sobre todo de las flautas. El grupo de cámara, integrado por los solistas de cuerdas y maderas, estuvo impecable en el comienzo de la “Ronda de las princesas”, al que se le unió luego suavemente el tutti de las cuerdas, alcanzando un hermosísimo lirismo. El ataque súbito, sonoro y virtuoso de la “Danza infernal de Katschei” produjo un contraste bastante fuerte, tal vez en un punto se lo escuchó un poco alborotado, pero sin dudas con un ajuste exacto de toda la masa orquestal, tanto en el movimiento rítmico como en los matices dinámicos. El sonido noble del fagot sobresalió en la “Canción de cuna”, bien secundado por las cuerdas, logrando un tono meditabundo y expresivo. El solo de corno que introduce al “Finale” de la suite fue de una belleza sonora impresionante, diferenciándose de la sección conclusiva donde otra vez, como en Shostakovich, el coral de metales hizo gala de su poder sonoro, preciso y efectista.

Tugan Sokhiev, dirigiendo a la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse, Mozarteum Argentino, Teatro Colón, 2017

Fue interesante la elección de los bises por parte de Tugan Sokhiev, porque pudo mostrar esas dos virtudes que la orquesta posee: en “Le Jardin féerique” de la suite orquestal de Ma Mère l’Oye de Maurice Ravel logró una expresividad extrema en la creación de climas —como lo había hecho en Debussy y, en parte, en Stravinsky—, en tanto que la Obertura de Carmen de Georges Bizet —aunque sin la sección final— puso en evidencia de nuevo el virtuosismo en el ensamble que pueden lograr.

Esta nueva visita de la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse para el Mozarteum Argentino —ya había estado en 2012 con Sokhiev y en 1990 con su emblemático director, Michel Plasson— no sólo ofreció la excelente oportunidad de admirar a dos solistas instrumentales de una extrema musicalidad, sino que confirmó que es una especialista en el repertorio de comienzos del siglo XX, sobre todo en Debussy, Stravinsky y Ravel. Las atmósferas allí logradas fueron asombrosas.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Noviembre 2017

Un trío y un dúo con cualidades distintivas

En agosto y septiembre el Mozarteum Argentino ofreció dos interesantes conciertos de cámara. En agosto, el Trío Osmanthys, integrado por la violinista Carolin Widmann, la cellista Marie-Elisabeth Hecker y el pianista Martin Helmchen, abordaron D’un matin de printemps de Lili Boulancher, el dramático Trío N° 2, Op. 87 de Johannes Brahms y el Trío N° 4, Op. 90, “Dumky” de Antonín Dvorák. Fue precisamente en esta última obra donde los tres intérpretes tuvieron una unión excepcional, logrando tanto los climas expresivos como el virtuosismo de ensamble que propone el discurso del compositor checo.

En septiembre, el virtuoso violinista taiwanés Ray Chan ofreció un recital con el pianista estadounidense Julio Elizalde que deparó dos mundos: un alto grado de expresividad en la primera parte en la que abordaron la Sonata N° 1, Op. 12 N° 1 de Beethoven y la Sonata N° 1, Op. 75 de Camille Saint-Saëns; y una extroversión virtuosa en la segunda parte donde interpretaron la Sonata para violín solo, Op. 27 N° 4, “Fritz Kreisler” de Eugène Ysaÿe, la Suite popular española de Manuel de Falla y las Csárdás de Vittorio Monti. Ambos artistas pudieron mostrar su talento tanto en un lado como en el otro, pero fue en Saint-Saëns donde lograron una interpretación extraordinaria, encontrando los climas perfectos para cada movimiento, tanto expresivos como virtuosos.

Para agendar

El Mozarteum Argentino finalizará su temporada 2017 en el Teatro Colón con dos conciertos imperdibles, el lunes 6 y el miércoles 8 de noviembre. Leonardo García Alarcón, excelente director platense radicado en Europa y especializado en la música de los siglos XVII y XVIII, dirigirá a la Cappella Mediterranea —su ensamble fundado en 2005— y al Coro de Cámara Namur —del cual es director artístico desde 2010— en dos programas: la versión en concierto de la ópera L’Orfeo de Claudio Monteverdi (lunes 6) y el oratorio Il diluvio universale de Michelangelo Falvetti (miércoles 8). Localidades en venta en la Boletería del Teatro Colon, Tucumán 1171, de 10.00 a 20.00 o a través de www.mozarteumargentino.org

Imágenes gentileza Mozarteum Argentino / Fotografías de Liliana Morsia
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate

Estuviste en estos conciertos, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 01/11/2017
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados