Domingo 10 de Diciembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Domingo 10
Lunes 11
Martes 12

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Verónica Cangemi y la Camerata Bariloche en el CCK : Drama y paraíso
La soprano mendocina de trayectoria internacional se lució en un estupendo recital dedicado a Handel y Mozart, bajo la dirección de Jory Vinikour. Por Alejandro Mashad
 

VERÓNICA CANGEMI, soprano. Junto a la Camerata Bariloche. Director invitado: Jory Vinikour. Concierto del domingo 19 de agosto de 2017 en la Sala Sinfónica del Centro Cultural Kirchner. Arias, oberturas y concerti grossi de Handel y Mozart.

No es usual escuchar un recital de Verónica Cangemi en Buenos Aires, por lo que este concierto fue una oportunidad inmejorable para que la audiencia local pudiera admirar a una de las sopranos del país más importantes a nivel internacional. Handel y Mozart fueron los únicos autores elegidos para su presentación, dos compositores que fueron los pilares, junto a Vivaldi, sobre los que cimentó su exitosa carrera. Fue acompañada por la Camerata Bariloche, ensamble de renombre y vasta trayectoria —que además está festejando su quincuagésimo aniversario—, y que en esta ocasión fue dirigido por Jory Vinikour, un experto en repertorio barroco y clásico.

Varios fueron los aciertos que hicieron que califiquemos de excelente este concierto. El espléndido programa elegido fue uno de ellos: una acotada pero clara muestra de la estrecha relación que unió a los dos compositores. La influencia de la música de Handel sobre Mozart fue central. Luego de instalarse en Viena, el austríaco conoció al Barón Gottfried van Swieten, un amante de la “música antigua”, como se llamaba a fines del siglo XVIII a la música del Barroco. Desde 1777, el Barón organizó conciertos semanales dedicados a esta música, especialmente a Handel y Bach. Swieten invitó a Mozart a preparar nuevas ediciones con orquestaciones “clásicas” (es decir con la agrupación orquestal del momento) de oratorios de Handel (Acis y Galatea, El Mesías) y fue ésta una ocasión ideal para el austríaco de conocer de primera mano la música del alemán. Estas ediciones mozartianas fueron tenidas en alta estima incluso hasta principios del siglo XX. Actualmente se prefieren las versiones originales, luego del renacer del estudio de las fuentes de la música barroca a principios de los ’70s, movimiento que sigue hasta nuestros días.

Obviamente la figura central de la tarde fue Cangemi, quien demostró un excelente dominio del repertorio. La mendocina y Bernarda Fink son actualmente las cantantes nacidas en el país de mayor renombre internacional en repertorio barroco. La primera parte fue dedicada enteramente a Handel, uno de los compositores que mejor comprendió el “drama teatral”. El compositor alemán no sólo fue el creador de una música vocal brillante, entretenida, apasionada y emocionante, sino también fue un buzo que penetró en las profundidades psicológicas de los personajes para abordar magistralmente los grandes temas humanos como el amor, el odio o el poder. Desde el punto de vista estilístico, cada una de las arias que interpretó Cangemi fue inobjetable, si bien hubo algunas más logradas que otras desde lo técnico y lo expresivo.

Verónica Cangemi, la Camerata Bariloche y Jory Vinikour, Sala Sinfónica del Centro Cultural Kirchner, 2017

Luego del comienzo —con la Obertura de la maravillosa ópera Giulio Cesare in Egitto, donde la Camerata tuvo algunos desperfectos de ensamblaje—, la mendocina logró uno de los highlights de la tarde con la archiconocida “Fronde tenere e belle… Ombra mai fu” de la ópera Serse. Es quizás el aria de Handel más interpretada, de la que Cangemi logró una versión impecable, especialmente en el fraseo profundamente expresivo y entonación perfecta de las notas largas que son la base de este Larghetto, al que la Camerata acompañó estupendamente. En la otra aria lenta elegida, “Piangerò la sorte mia” de Giulio Cesare, la soprano mendocina no llegó al clímax emocional necesario para esta pieza (una de las más bellas del genio handeliano, centro de gravedad de dicha ópera en la que Cleopatra siente que ha perdido todo y que incluso tiene riesgo de muerte).

Los números de bravura elegidos, indispensables en este tipo de recitales dedicados al barroco, fueron “La mia costanza” de Ezio y “Vo’ far guerra” de Rinaldo. Cangemi demostró que tiene las capacidades técnicas necesarias para abordarlas y salir airosa del desafío. Una consideración aparte merece el protagonismo del clave en el aria nombrada de Rinaldo, una pieza efectista —claramente elegida para el lucimiento del director—, que concede al instrumentista varias oportunidades para la improvisación y el lucimiento técnico, a las que Vinikour aprovechó con gran maestría. La Camerata Bariloche sonó correcta en el Concerto grosso en sol menor, Op. 6.

John Eliot Gardiner expresa que la música de Mozart es la que uno esperaría encontrarse en el cielo. Parte de esta “música celestial” fue elegida para la segunda parte del recital. Las arias cubrieron todo el espectro creador del austríaco, comenzando con “L’amerò, sarò costante” de la ópera de juventud Il re pastore, pasando por “Deh vieni non tardar” de Le nozze di Figaro, la maravillosa “Ruhe sanft, mein holdes Leben” de Zaide y el aria de concierto Voi avete un cor fedele. El acercamiento de Cangemi fue por demás correcto, con un vibrato rápido y liviano tal como Mozart exige, y un fraseo con legatos que sonaron casi sin esfuerzo.

Verónica Cangemi, la Camerata Bariloche y Jory Vinikour, Sala Sinfónica del Centro Cultural Kirchner, 2017

La parte más destacada de la segunda parte fue el aria de la ópera Zaide —¿quizás una de las arias más bellas de la historia de la música?—, de la que logró una versión antológica. La Camerata complementó con altísima solvencia la parte vocal con música de ballet de la ópera Idomeneo. El bis elegido fue, cómo no, “Lascia ch’io pianga” de Rinaldo de Handel, un cierre excepcional para una tarde de muy alta calidad.

El CCK se ha transformado en un participante clave en la agenda cultural de la ciudad, especialmente en lo que se refiere a música clásica. Celebramos estos aciertos en la programación y esperamos que esta tendencia se siga consolidando.

Alejandro Mashad
Septiembre 2017

Para agendar
Entre el viernes 29 de septiembre y el domingo 8 de octubre, el Centro Cultural Kirchner realizará el Segundo Encuentro de Música Antigua, bajo la curaduría de Jorge Lavista. Participarán el laudista norteamericano Hopkinson Smith, el violagambista Juan Manuel Quintana, los cantantes Víctor Torres, Graciela Oddone, Mariana Rewerski, Mattea Musso, Beatriz Moruja y Ana Moraitis, los directores Andrés Gerszenzon y Gabriel Pérsico, los guitarristas Hernán Vives y Miguel de Olaso, el clavecinista Manuel de Olaso y los grupos Proyecto Bach Buenos Aires, Selva Vocal e Instrumental, Musica Poetica y Les Flûtes. Detalle de los programas y fechas: www.cck.gob.ar/ciclos/segundo-encuentro-de-musica-antigua_1112

Imágenes gentileza Centro Cultural Kirchner / Fotografías de Laura Szenkierman
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 27/09/2017
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados