Domingo 10 de Diciembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Domingo 10
Lunes 11
Martes 12

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Javier Perianes en el Teatro Colón : El pianista poeta
Para el Mozarteum Argentino, el excelente pianista español presentó un cautivante programa que abordó mundos líricos distintivos, el romanticismo vienés y una mirada a lo andaluz desde el siglo XX. Por Alejandro Mashad
 

Javier Perianes en el Teatro Colón, Mozarteum Argentino, 2017

Recital de JAVIER PERIANES, piano. Concierto del lunes 22 de mayo de 2017 en el Teatro Colón, organizado por el Mozarteum Argentino. Schubert: Allegretto en Do menor, D. 915 / Sonata Nº 21 en Si bemol mayor, D. 960. Falla: Homenaje “Pour le tombeau de Claude Debussy”. Debussy: “La soirée dans Grenade” de Estampes / “La puerta del vino” del Libro II de Preludios / “La sérenade interrompue” del Libro I de Preludios. Albéniz: “El Albaicín” de la suite Iberia. Falla: El amor brujo, suite para piano.

España tiene, no es novedad, una tradición poética potente. Javier Perianes es un gran pianista, además es un poeta, y de los buenos. ¿Quién podría haber apostado a que el hijo de un minero andaluz nacido en Nerva, un pueblo de Huelva, se convierta en el pianista español más relevante de su generación? Pero así lo quiso el talento y el destino con Perianes. Su debut en el Teatro Colón a mediados de mayo pasado fue a través de dos recitales que ofreció para el Mozarteum Argentino.

El repertorio que el pianista pensó para la ocasión tuvo dos partes bien diferenciadas. Se inspiró en geografías que han sido cuna de creativos y fuente de inspiración eterna: Viena y su equivalente musical, Franz Schubert, y Andalucía, con un conjunto de obras de autores españoles y del francés Claude Debussy. En un programa que a simple vista podría sonar incongruente, Perianes logró enhebrar en un todo los diferentes estilos y autores con maestría técnica y expresiva.

En la primera parte, la gran Sonata Nº 21 en Si bemol, D. 960 de Schubert fue precedida por el atractivo Allegretto en do menor del mismo autor. El Alegretto fue una feliz elección como antesala a las profundidades de la sonata. El intérprete español es un preciosista, un pianista asombroso que abordó el testamento pianístico de Schubert con una admirable combinación de equilibrio, pasión e intimidad. Esta sonata —relegada por los pianistas durante gran parte del siglo XX, pero felizmente redescubierta en las últimas décadas— es la última de las tres que Schubert escribió antes de morir. Es un grupo de obras enigmático desde varios puntos de vista, especialmente por el diseño tonal, las texturas camarísticas, la expresión nostálgica y el uso de recursos y motivos que se repiten, a veces solapadamente, otorgándole un carácter cíclico. Perianes logró revelar en toda su dimensión la profunda belleza melancólica de la obra, a través de la redondez y hondura de su sonido, y del uso inteligente y sensible de recursos como el rubato, el pedal y los infinitos planos dinámicos.

El pianista continuó su viaje con un homenaje a su Andalucía natal a través de una sucesión de obras que fueron interpretadas sin solución de continuidad, como si constituyeran una suite: el Homenaje “Pour le tombeau de Debussy” de Manuel de Falla, luego tres obras de Debussy inspiradas en España (“La soirée dans Grenade”, “La puerta del vino” y “La sérenade interrompue”) y “El Albaicín” de Iberia de Isaac Albéniz. Existe un hilo conector desde la génesis: Falla y Albéniz admiraban a Debussy y éste amaba España. Esta música de voces, murmullos y colores, de luces y sombras, fue abordada por Perianes con las excelentes capacidades técnicas y expresivas que posee, sumadas al conocimiento profundo de “lo español”.

Javier Perianes en el Teatro Colón, Mozarteum Argentino, 2017

En estas piezas logró además otorgar un sentido de unidad al hacer la magia de desaparecer las diferencias entre los tres autores: tres mundos en un mismo mundo de la mano del joven español. Por ejemplo, en “La sérenade interrompue” —correspondiente al Primer Libro de Preludios de Debussy— los precisos ritmos staccato, las súbitas interrupciones y el efecto de toque “de guitarra” sirvieron para vivenciar perfectamente la historia que cuenta el preludio: la disputa de dos hombres que dan una serenata a una bella mujer escondida y que espía tras la reja de su ventana.

Sobre el final, la suite de El amor brujo de Falla, una obra orquestal que el autor revisó para armar la versión para piano, tiene una asombrosa diversidad de fuentes de inspiración, estéticas y paisajes sonoros que rechazan el virtuosismo superficial. Y Perianes fue un perfecto traductor, quizás perdiendo algo del ardor necesario para reflejar el amor y la pasión a la que refiere la obra, pero pintando musicalmente los mil y un colores que ésta requiere. En “El círculo mágico”, por ejemplo, encontró el nivel emocional justo de la obra, en tanto en la “Danza ritual del fuego”, si bien técnicamente fue irreprochable, quizá le faltó la exuberancia del carácter que pide la historia de la gitana Candela, su amante Carmelo y el espectro de su novio muerto. 

El bis elegido, luego de un rotundo aplauso, fue el Nocturno en do sostenido menor, Op. 20 de Frédéric Chopin, momento final mágico donde logró cerrar una noche magistral con una interpretación equilibrada, intimista y profunda. “Soy un apasionado de la música porque esto no es una profesión, es una manera de vivir la vida”, dijo Javier Perianes en una entrevista. En una aldea global vertiginosa colmada de pianistas técnicamente a cual más espectacular, este andaluz de treinta y ocho años es un intérprete atípico que se ubica en otro lugar, equilibrando el conjunto. Bienvenido, poeta del piano. 

Alejandro Mashad
Junio 2017

 

Para agendar
La próxima propuesta del Mozarteum Argentino en el Teatro Colón será el lunes 12 y miércoles 14 de junio con la presentación del célebre director inglés Trevor Pinnock y el destacado flautista Emmanuel Pahud, junto a la Kammerakademie Potsdam. El programa estará integrado por la Sinfonía Nº 47 en Sol mayor, Hob. I:47, “El palíndromo” de Franz Haydn, el Concierto para flauta y orquesta Nº 7, en Mi menor de François Devienne, el Concierto para flauta y orquesta Nº 2, en Re mayor, K. 314 y la Sinfonía Nº 29 en La mayor, K. 201 de Wolfgang Amadeus Mozart. Localidades sobrantes de abono en venta en la Boletería del Teatro, Tucumán 1171, de 10.00 a 20.00 y en www.mozarteumargentino.org

 

Imágenes gentileza Mozarteum Argentino / Fotografías de Liliana Morsia
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este recital, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 12/06/2017
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados