Miércoles 23 de Agosto de 2017
Una agenda
con toda la música


Miércoles 23
Jueves 24
Viernes 25

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

El Grupo de Percusión de La Haya en el Teatro Colón : Oídos bien abiertos
En el ciclo Colón Conteporáneo, el grupo interpretó de manera excelente dos obras para agudizar los sentidos: la compleja “Pléïades” de Iannis Xenakis y una particular versión de una obra de James Tenney. Por Luciano Marra de la Fuente
 

Uno de los integrantes del Grupo de Percusión de La Haya en el comienzo de Having never written a note for percussion de James Tenney, Colón Contemporáneo, 2017

GRUPO DE PERCUSIÓN DE LA HAYA. Concierto del miércoles 17 de mayo de 2017 en el Teatro Colón, en el marco del ciclo Colón Contemporáneo. Integrantes: Feodor Teunisse, José García Rodríguez, Ryoko Imi, Enrique Monfort, Juan Martínez Cortés y Niels Meliefste. James Tenney: Having never written a note for percussion. Iannis Xenakis: Pléïades.

Y en el principio fue el sonido, un trémolo muy tenue de un tam-tam en el centro del escenario del Teatro Colón que fue creciendo, acoplándose a otros cinco tam-tams de diferentes tamaños, distribuidos en palcos alrededor de la platea, que también empezaron a resonar. Ese crecimiento del volumen fue muy paulatino hasta llegar a un sonido ensordecedor, hasta llegarle a uno que le zumben los oídos, con un impacto casi violento en el cuerpo. Luego de ese inmenso clímax, los seis tam-tams fueron bajando el volumen otra vez de manera sosegada hasta llegar a lo imperceptible. Con este gesto sonoro que es la obra Having never written a note for percussion (No habiendo escrito nunca una nota para percusión, 1971) de James Tenney  fue como comenzó la segunda propuesta para este año del ciclo Colón Contemporáneo, con la actuación de Grupo de Percusión de La Haya.

Cuando en 1989 le preguntaron a John Cage con que qué compositor estudiaría si fuera joven —cuenta Kyle Gann en su excelente libro American Music in the Twentieth Century (2006)—, el emblemático artista experimental respondió: “James Tenney”. Escuchando la obra que aquí se interpretó, la N° 10 de su serie Postal Pieces —llamadas así por estar escritas en tarjetas postales con sencillas instrucciones—, uno puede encontrar la empatía que el compositor veterano pudo tener con el más joven. Este ejercicio de escucha atenta permitió redescubrir tanto los matices dinámicos de los instrumentos —la obra está escrita para un solo instrumento, esta vez el grupo holandés decidió multiplicarla en el espacio— como la extraordinaria resonancia que tuvieron en la sala del Teatro Colón, al igual que algunos ruidos propios de ese ámbito influyeron en la percepción —sonó por ahí una alarma de celular o algún ruido de butacas mientras el sonido del tam-tam era casi mínimo. Fue, sin dudas, una manera excelente de comenzar este concierto.

Y entonces se hizo la materia, los cuatro movimientos de Pléïades (1979) de Iannis Xenakis —la obra convocante a este concierto— exploran, a lo largo de tres cuartos de hora, los diferentes instrumentos de percusión: en el movimiento inicial (“Mezclas”) se combinan todos los instrumentos, en tanto que los tres restantes se focalizan en una sola familia de instrumentos (“Metales”, “Teclados” y “Parches”). Vale la pena aclarar que el orden de los movimientos es decidido por los mismos intérpretes según las dos opciones que el compositor dejó planteadas: “Mezclas” puede estar tanto al principio como en el final.

El Grupo de Percusión de La Haya en el Colón Contemporáneo, 2017

La obra —estrenada por los Percusionistas de Estrasburgo, los mismos que la interpretaron aquí en 1999 para el ciclo del Mozarteum Argentino— es, como dice James Harley, estudioso del compositor, “un tour-de-force, por su complejidad rítmica, alcance ambicioso, y resonancias musicales y culturales”. El Grupo de Percusión de La Haya, en esta oportunidad, logró una versión hipnótica, tanto por lo que se escuchaba como por lo que se veía. Es que para alcanzar esa precisión rítmica, por momentos mecánica, de la partitura de Xenakis se necesita una actitud corporal enérgica.

Fue inquietante escuchar cómo las diferentes líneas de cada intérprete se combinaban, a veces duplicándose, otras veces corriéndose un poco del patrón y en los tempi, haciendo múltiples variaciones del motivo inicial, creando combinaciones y contrapuntos tanto dinámicas como de sonoridades. Esto fue fascinante, por ejemplo, en “Metales” donde el protagonista fue el sonido del sixxen, un instrumento creado por el propio Xenakis para la obra, similar a un vibráfono e integrado por diecinueve barras de metal afinadas microtonalmente.

En “Teclados”, por ejemplo, la línea del vibráfono sonó súper delicada frente a la hiperactividad de la marimba, el xilofón y la xilomarimba, en tanto que el tutti frenético de los bongos, los tom-toms, las congas, los timbales y los bombos en “Parches” fueron otro momento de intensa corporalidad sensorial. Hacia el final el redoble de timbal con glissandi incluido, repetido cada vez más fuerte, generó una verdadera tensión que desembocó en el toque seco de los tom-toms, que se fueron apagando suavemente en los oídos.

El Grupo de Percusión de La Haya en el Colón Contemporáneo, 2017

La experiencia de escuchar Pléïades en vivo no sólo fue la oportunidad de tomar contacto con la obra de este genial compositor —además matemático y arquitecto— que es Iannis Xenakis, muy original y fundamental para la música del siglo XX, sino que fue apreciar esos procesos rítmicos, con diferentes balances, dinámicas y sonoridades que la obra propone, con todo el cuerpo. La versión del Grupo de Percusión de La Haya, en el marco del Colón Contemporáneo, fue en ese sentido ejemplar.

Luciano Marra de la Fuente
editor@tiempodemusica.com.ar
Junio 2017

Imágenes gentileza Teatro Colón / Fotografías de Máximo Parpagnoli
Seguinos en
www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en este concierto, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 01/06/2017
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados