Jueves 24 de Junio de 2021
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Il barbiere di Siviglia” en el Teatro Avenida: Raro a la vista, bello al oido
Con una impecable dirección musical y un desconcertante planteo escénico se presentó un nuevo título de la temporada de Juventus Lyrica. Por Ernesto Castagnino
 

Raro a la vista, bello al oído
Teatro Avenida, Av. de Mayo 1222 / Juventus Lyrica
Domingo 31 de agosto de 2008, 17.30

Final del primer acto de Il barbiere di Siviglia,
Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2008

IL BARBIERE DI SIVIGLIA, ópera de Gioacchino Rossini. Dirección musical: Antonio María Russo. Puesta en escena: Horacio Pigozzi. Escenografía: Juan José Cambre. Vestuario: Mini Zuccheri. Iluminación: Gonzalo Córdova. Reparto: Fabián Veloz (Fígaro), Duilio Smiriglia (Conde de Almaviva), Laura Penchi (Rosina), Alberto Jáuregui Lorda (Bartolo), Mario De Salvo (Basilio), Silvana Gómez (Berta), Leonardo Menna (Fiorello), Santiago Tiscornia (Un oficial), Juan José Ingelmo (Ambrogio). Orquesta y Coro Juventus Lyrica, director de coro: Miguel Pesce. Ballet “Anda Jaleo”, directora y coreógrafa: Mercedes Díaz Pernas.

Uno de los títulos más transitados del repertorio lírico y sin duda el más popular de Gioacchino Rossini pone siempre al régisseur ante al problema de imprimir su marca personal en una obra tan arraigada en el público. Semejante desafío lleva, lamentablemente, a intentar traspolaciones, fusiones, forzamientos y sincretismos que alejan a la obra de su intención original. ¿Por qué persiste la falacia -en los régisseurs, insisto, no en el público- de que un planteo escénico ajustado al libreto resultaría aburrido, impersonal o poco original? El año pasado asistimos a la puesta platense que trasladó la acción al siglo XX, época en la que difícilmente una joven fuera obligada a casarse con su tutor. Como escribí en esa oportunidad, el traslado temporal genera a veces estos anacronismos en óperas que reflejan con mucha claridad convenciones y códigos sociales propios de una época, en este caso, la segunda mitad del siglo XVIII.

En esta oportunidad, la dirección escénica de Horacio Pigozzi nos trasladó a una época imprecisa del siglo XX, a partir de un confuso vestuario de Mini Zuccheri que incluyó neutros e impersonales trajes junto a un Fígaro con jeans negros, cadenas y bolso de plástico cruzado, un peluquero estilo “Palermo Hollywood”. El disfraz de soldado que lleva el conde Almaviva para burlar al tutor, fue sustituido por una capa de colorida tela, debajo de la cual el tenor estaba en calzoncillos, y el segundo disfraz de seminarista fue reemplazado por el de una suerte de monje tibetano con gorro coya (?). La escenografía de Juan José Cambre nos presentó una gran pared forrada en papel de diario con una ventana central y un mobiliario de un muy estilizado ottocento. A todo ello se agregó un cuerpo de bailarinas de flamenco que aparecían en diferentes momentos como único y lejano recordatorio de la Sevilla que da título a la ópera. En otro contexto este recurso hubiera resultado más interesante pero el eclecticismo visual hizo imposible discernir la intención o concepción de Pigozzi. Las marcaciones actorales se mantuvieron en un adecuado registro bufo sin caer en excesos o grotescos. Excelente la iluminación de Gonzalo Córdova.

Fabián Veloz (Fígaro) y Laura Penchi (Rosina) en el primer acto de
Il barbiere di Siviglia, Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2008

En el apartado vocal nos encontramos con el Fígaro de Fabián Veloz, barítono de buenos medios que prometía, luego de un impetuoso “Largo al factotum”, convertirse en lo más destacado de la velada, aunque ya al final del primer acto perdió algo de fuerza y quedó sobrepasado por la orquesta. La soprano Laura Penchi asumió el rol de Rosina, con buen manejo de las coloraturas y una divertida caracterización de la decidida jovencita. Salió triunfante de su difícil aria “Una voce poco fa” aunque debe aún trabajar en la robustez y redondez de sus notas agudas para convertirse en una completa soprano de coloratura. El rol del Conde de Almaviva fue cantado por Duilio Smiriglia, un tenor que está afirmándose cada vez más en este repertorio con un bello timbre lírico ligero. Su interpretación fue sólo correcta. El barítono Alberto Jáuregui Lorda repitió con buenos resultados el Don Bartolo que ya cantó en 1999 para esta agrupación. También el bajo Mario De Salvo volvió a ponerse en la piel de Don Basilio, ofreciendo uno de los puntos más altos de la velada con su aria “La calunnia”. Buen aporte de Silvana Gómez en el papel de Berta.

Un aspecto importante en la ópera bufa y una clave para el éxito en este género es el de los recitativos, comparados alguna vez con el arco que se tensa hasta producir el “disparo” que significa el aria propiamente dicha. El trabajo del director musical junto a los cantantes consiste en tratarlos con la misma jerarquía que los números solistas y pulir el fraseo y la infinidad de matices que conforman una acabada interpretación y caracterización de cada personaje. Quien sin duda comprendió esto fue Fabián Veloz al mostrar un cuidado y refinamiento destacable en ese aspecto.

Alberto Jáuregui Lorda (Bartolo) y Mario De Salvo (Basilio) en el primer acto de Il barbiere di Siviglia, Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2008

La dirección musical de Antonio María Russo resultó impecable desde los primeros acordes de la obertura. A partir de la edición crítica de la partitura que Alberto Zedda realizó en 1982, Russo supo extraer lo mejor de la orquesta que esta vez brilló con luz propia. Finas texturas, eficaces crescendi, la máquina rossiniana se hizo presente con sus engranajes funcionando disciplinadamente. El Coro Juventus Lyrica, bajo la dirección de Miguel Pesce, tuvo momentos de verdadero lucimiento.

Concluyendo, asistimos a una versión de Il barbiere di Siviglia abordada por voces jóvenes que con el tiempo tal vez adquieran mayor experiencia en el bel canto, junto a un excelente trabajo orquestal en una concepción escénico-visual francamente irregular.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Septiembre 2008

Imágenes gentileza Juventus Lyrica / Fotografías de Liliana Morsia

_______

Espacio de opinión y debate... ¡Participá!
¿Qué te pareció este comentario? ¿Estuviste en esta ópera y no coincidís? Dejanos tu punto de vista en
opinion@tiempodemusica.com.ar aclarando en el Asunto de tu email el nombre del artículo. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 07/09/2008
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados