Jueves 25 de Abril de 2019
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“El rapto en el serrallo” en el Teatro Avenida : Civilización y Barbarie
Con una original y provocadora puesta escénica se presentó este singspiel de Mozart que contó, además, con un parejo equipo vocal en el que se destacó la soprano Marisú Pavón. Por Ernesto Castagnino
 

Constanza Castillo (Blonde) y el Coro de BAL en una escena de la primera
parte de El rapto en el serrallo, Buenos Aires Lírica, Teatro Avenida, 2012

EL RAPTO EN EL SERRALLO, singspiel en tres actos de Wolfgang Amadeus Mozart. Libreto de Johann Gottlieb Stephanie. Nuevos textos de Gonzalo Demaría. Función del domingo 12 de agosto de 2012 en el Teatro Avenida, organizada por Buenos Aires Lírica. Dirección musical: Pedro-Pablo Prudencio. Puesta en escena: Pablo Maritano. Escenografía: Andrea Mercado. Vestuario: Sofía Di Nunzio. Iluminación: José Luis Fiorruccio. Reparto: Marisú Pavón (Konstanze), Constanza Castillo (Blonde), Iván Maier (Belmonte), Harry Peeters (Osmin), Patricio Oliveira (Pedrillo), Hernán Iturralde (Selim). Orquesta y Coro de Buenos Aires Lírica. Director de coro: Juan Casasbellas.

Buenos Aires Lírica abordó este sinsgpiel mozartiano replanteando el tiempo y lugar originales y reescribiendo las partes habladas. El resultado es extraño porque el enfoque y los diálogos recreados transformaron a El rapto en el serrallo en una ópera bufa, por lo que, a pesar de algunos pasaje disfrutables, los episodios dramáticos y sentimentales quedaron desdibujados.

Sin dudas, el cambio de la temporalidad que propone la puesta en escena de Pablo Maritano, trasladando la acción a una actualidad que refiere básicamente a la tensión entre los Estados Unidos —representante del poder hegemónico de Occidente— y Oriente, resultó estimulante pero a la vez inquietante. En El rapto en el serrallo aparece, como en cierto número de óperas —Madama Butterfly, L’italiana in Algeri, Otello o Lakmé, por nombrar algunas— el triunfo de la mirada occidental sobre los pueblos considerados “bárbaros” y “exóticos”, una pauta de hasta qué punto el género operístico no fue en absoluto ajeno a la reproducción de un orden establecido.

La recreación de los diálogos hablados y la traslación temporal realizadas por Maritano y Gonzalo Demaría cumplió el objetivo, más que interesante, de mostrarnos cómo esas relaciones de poder, esos prejuicios y pretendidas superioridades culturales siguen vigentes, pero el asunto ciertamente desconcertante es que no quedó suficientemente claro si para los autores de esta reescritura se trata de una perspectiva condenable por prejuiciosa y colonizante. Las risotadas del público mientras observaba al “talibán” Osmin inmolarse con explosivos en el aeropuerto, suscitaron algunas dudas al respecto.

La escenografía de Andrea Mercado figuraba con precisión un aeropuerto con sus diferentes espacios, mientras que el vestuario de Sofía Di Nunzio definía con claridad el momento actual de la acción.

Hernán Iturralde (Selim) y Marisú Pavón (Konstanze) en la escena final de la
primera parte de El rapto en el serrallo, Buenos Aires Lírica, Teatro Avenida, 2012

Dominó vocalmente la soprano Marisú Pavón como Konstanze, la amante de Belmonte raptada por Selim. Si bien puede seguir mejorando los aspectos actorales, la voz se impone bella y cristalina, haciendo de su “Martern aller Arten” el momento más alto de la velada. Harry Peeters fue un Osmin aceptable, con buen aplomo pero algunos signos de fatiga en su voz. La voz ligera y bien timbrada de Iván Maier alcanzó —con lo justo— para sortear con valentía las dificultades del rol de Belmonte.

La pareja plebeya de Pedrillo y Blonde fue interpretada por un correcto Patricio Oliveira, que fue tomando impulso y creciendo con el transcurrir de la obra, y una Constanza Castillo con algunos problemas de afinación pero mucha frescura en la actuación. Es necesario destacar la calidad de la interpretación de Hernán Iturralde como Selim, un rol hablado, al que el bajo-barítono entregó su carismática presencia y su saber decir.

La orquesta, dirigida por Pedro-Pablo Prudencio, logró el sonido mozartiano esperado y las maderas que acompañan usualmente a los personajes nobles aportaron la nobleza y melancolía necesarias.

Escena final de El rapto en el serrallo, Buenos Aires Lírica, Teatro Avenida, 2012

Una provocadora y original puesta escénica de Pablo Maritano para este singspiel mozartiano, consiguió una propuesta por momentos disfrutable y por momentos discutible, mientras que la versión musical tuvo fluidez y algunos momentos brillantes.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Agosto 2012


Imágenes gentileza Buenos Aires Lírica / Fotografías de Liliana Morsia
Para ver más fotos ingresá a
www.facebook.com/tiempodemusica.argentina

__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 19/08/2012
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados