Viernes 15 de Noviembre de 2019
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Luisa Miller” en Milán : Un nuevo maestro verdiano
El director de orquesta Gianandrea Noseda se consagró con la presentación de esta ópera, realizada en la Scala con una interesante puesta en escena y un convincente elenco. Por Massimo Viazzo (corresponsal en Italia)
 

Marcelo Álvarez (Rodolfo), Elena Mosuc (Luisa) y Vitalij Kowaljow (El conde de Walter) en una escena de Luisa Miller, Teatro Alla Scala de Milán, 2012

LUISA MILLER, ópera de Giuseppe Verdi. Función del sábado 9 de junio de 2012 en el Teatro Alla Scala de Milán. Dirección musical: Gianandrea Noseda. Dirección escénica: Mario Martone. Escenografía: Sergio Tramonti. Vestuario: Ursula Patzak. Iluminación: Pasquale Mari. Elenco: Vitalij Kowaljow (El conde de Walter), Marcelo Álvarez/Piero Pretti (Rodolfo), Daniela Barcellona (Federica), Kwangchul Youn (Wurm), Leo Nucci (Miller), Elena Mosuc (Luisa), Valeria Tornatore (Laura), Jihan Shin (Un campesino). Coro y Orquesta del Teatro Alla Scala de Milán. Director de coro: Bruno Casoni.

El mejor Verdi de los últimos años visto en la Scala ha sido esta Luisa Miller dirigida por Gianandrea Noseda. El director milanés concertó la fundamental partitura verdiana con gran cuidado, realizando una obra maestra de continuidad dramática sin sacrificar las sutilezas tímbricas. No se sabe si se debe elogiar de más al ímpetu romántico —nunca exagerado y siempre electrizante (¡como en un thriller en ciertos momentos!)— que caracterizó las escenas más pasionales —como el ataque del Finale I— o si se debe elogiar la sutileza en el cuidado del filigrana instrumental en los bellísimos ariosi y en las partes más íntimas. La Scala ha encontrado finalmente un director verdiano de raza, ya comenzamos a saborear la Aida que le será confiada en la próxima temporada. 

El espectáculo firmado por Mario Martone, muy elegante y muy sencillo, se centró en la idea del sueño-pesadilla. Una cama grande en el centro del escenario y un bosque oscuro en el fondo representaron los leitmotive escénicos sobre los cuales Martone elaboró su idea de puesta: Luisa sueña, pero el sueño pronto se convierte en una pesadilla, que fue tan terrible que pareció ser real. Esta interesante concepción dramática de la ópera dejó al público fascinado y atrapado. 

Elena Mosuc (Luisa) en una escena de Luisa Miller,
Teatro Alla Scala de Milán, 2012

Muy bien estuvo Elena Mosuc en el papel protagónico. Segura en la coloratura, Mosuc supo encontrar también los tonos más intensos en el transcurso de la ópera. Su timbre, por momentos diáfano, pareció muy adecuado a la impostación onírica de su personaje. Grandioso estuvo Leo Nucci en el papel de Miller. Aún con setenta años de edad, Nucci dio una lección de canto verdiano, exaltando al público scaligero con su inconfundible acento.

Daniela Barcellona interpretó a una Federica directa, carismática, de emisión muy segura y voz imponente, en tanto el Conde de Vitalij Kowaljow como el pérfido Wurm de Kwangchul Young supieron captar de la mejor manera las infinitas sutilezas de las escritura verdiana.

Marcelo Álvarez, que no estuvo en perfecta forma física, después de cantar un primer acto con generosidad, le pasó la posta a Piero Pretti después del intervalo, quien sustituyó de manera digna a su colega y realizando un Rodolfo fresco y arrogante. El Coro y la Orquesta del Teatro Alla Scala se presentaron en condiciones estupendas.

Massimo Viazzo
Italia, junio 2012


Imágenes gentileza Teatro Alla Scala de Milán / Fotografías de Marco Brescia y Rudy Amisano
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 10/07/2012
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados