Martes 21 de Noviembre de 2017
Una agenda
con toda la música


Martes 21
Miércoles 22


Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“La Pasión según San Marcos” en el Teatro Colón : Latinoamérica canta su diversidad
El esperado estreno de este oratorio de Osvaldo Golijov, a casi doce años de su estreno, abrió la temporada lírica del Teatro Colón con la presencia de la Schola Cantorum de Venezuela. Por Ernesto Castagnino
 

La pasión según San Marcos de Osvaldo Golijov en el Teatro Colón, 2012

LA PASIÓN SEGÚN SAN MARCOS, oratorio de Osvaldo Golijov. Estreno argentino. Concierto realizado el jueves 15 de marzo de 2012 en la Sala Principal del Teatro Colón. Dirección musical: María Guinand. Orquesta “La Pasión” (percusión, guitarra, contrabajo y metales). Sección de cuerdas de la Orquesta Estable del Teatro Colón. Schola Cantorum de Venezuela. Solistas: María Hinojosa Montenegro, soprano; Biella Da Costa, vocalista de jazz; Reynaldo González Fernández, cantante y bailarín afrocubano; Deraldo Ferrira, capoerista y berimbau.

Luego del estreno de la ópera Ainadamar en el Teatro Argentino de La Plata en 2010, otra obra de Osvaldo Golijov, compositor argentino radicado en Estados Unidos, La pasión según San Marcos —el oratorio comisionado por la Internationale Bachakademie Stuttgart para conmemorar los 250 años de la muerte de Johann Sebastian Bach—, pisa un escenario argentino. Puede discutirse la pertinencia de abrir la temporada lírica con una obra que en realidad no es una ópera, pero todas las objeciones caen frente a la contundencia dramática de este oratorio tan del siglo XXI y tan latinoamericano.

Como él mismo lo ha comentado en varias entrevistas, la idea de componer una obra sobre un texto de la liturgia católica, llevó al compositor a una profunda reflexión sobre el texto bíblico desde sus raíces judías, europeas y latinoamericanas. De esa indagación surgió esta obra inclasificable, en donde confluyen la música caribeña, el tango, el jazz, el flamenco y la canción popular —hay una variación sobre el tema “Todavía cantamos” de Víctor Heredia—. Rompiendo con la tradición barroca que asignaba, en este género, a dos solistas las voces del Narrador (el Evangelista) y de Jesús, Golijov hace rotar esos roles a través de diferentes solistas y del mismo coro, lo cual le confiere a la obra una riqueza expresiva que va más allá del tan mentado eclecticismo musical del compositor. Y esa misma diversidad musical expresa lo que para Golijov es la identidad latinoamericana, en la que conviven etnias, tradiciones y creencias religiosas que conforman una compleja trama cultural a la que esta obra nos confronta.

Desde el punto de vista narrativo la obra avanza sobre una selección del texto bíblico a la que se intercalan un poema de Rosalía de Castro, otro anónimo “Quisiera yo renegar” y un texto en arameo que acompaña el kaddish final. Con la presencia protagónica de la percusión, una formación de cuerdas, el coro y los solistas, La Pasión según San Marcos transforma la narración de la agonía de Cristo, en una reflexión sobre el dolor, la traición, la muerte y la esperanza que trasciende ampliamente lo religioso para horadar profundo en lo universalmente humano aunque, como ya se dijo, desde la perspectiva del hombre latinoamericano. Concebida para ser interpretada por la Schola Cantorum de Venezuela, que desde su estreno recorre el mundo ejecutándola junto a su directora María Guinand, esta Pasión golijoviana, que lleva más de cincuenta representaciones desde su estreno —un número insólito para una composición contemporánea—, es una obra importante e ineludible de nuestro tiempo.

Miembros de la Schola Cantorum de Venezuela en La pasión
según San Marcos
de Osvaldo Golijov, Teatro Colón, 2012

La dirección musical de María Guinand imprimió a la obra energía y claridad, un detalle no menor en una partitura de gran complejidad en la que las texturas rítmicas van entretejiendo un universo musical de intensidad abrumadora. El ensamble orquestal La Pasión aportó los tambores batá, el berimbau, la guitarra y los metales que condujeron el relato sonoro creando momentos de verdadero paroxismo —“Comparsa al Gólogota” y “Crucifixión”—, acompañados por la sección de cuerdas de la Orquesta Estable del Teatro Colón.

La vocalista Biella Da Costa, una voz de contralto profundamente expresiva, creo tres momentos verdaderamente sublimes: el aria de Judas “Quisiera yo renegar” al estilo flamenco, con acompañamiento de cuerdas y guitarra; el aria de Jesús “Agonía” y el Kaddish final. La soprano María Hinojosa Montenegro lució una voz etérea en la antifónica “Eucaristía” y regresó más tarde al escenario a darle voz al lamento de Pedro en la conmovedora “Lúa descolorida” con acompañamiento de las cuerdas.

El rol más cercano a lo que en las pasiones de Bach es el Evangelista estuvo a cargo del cantante y bailarín Reynaldo González Fernández, mientras que Manolo Mairena aporto su voz salsera en “Judas y el Cordero Pascual”. También merecen una mención los integrantes del coro que tuvieron partes solistas, especialmente la mezzosoprano que tuvo a su cargo el solo en “¿Por qué?”.

Reynaldo González Fernández en en La pasión según
San Marcos
de Osvaldo Golijov, Teatro Colón, 2012

Pero la columna vertebral de esta obra es indudablemente el coro, y la Schola Cantorum de Venezuela ha hecho propia esta composición que le está dedicada por el compositor. A lo largo de la Pasión el coro personifica a Jesús, a Judas o la turba acusadora, estableciendo diálogos con los solistas, con los instrumentos o entre sí, creando un crescendo dramático de gran efecto. La versatilidad de este ensamble vocal le permite hacer frente a la enorme gama de estilos y exigencias vocales que abarcan desde sonidos guturales hasta el más virtuoso canto gregoriano. Con notable rango dinámico, que va del pianissimo al fortissimo, las voces de la Schola Cantorum expresan una gran cantidad de matices que seguramente se han ido profundizando en casi doce años de ejecuciones.

A pesar de que la amplificación del sonido planteó ciertas dificultades en el balance de los instrumentos y las voces, la fuerza de la música y el texto propuestos por Osvaldo Golijov son incuestionables. Podemos entonces celebrar el estreno argentino de una obra esencial de nuestro tiempo que nos invita a una reflexión sobre nuestras raíces, nuestra identidad mestiza, sobre el sufrimiento del pueblo latinoamericano y su capacidad para ponerse de pie.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Marzo 2012


Fotografías gentileza Teatro Colón
Para ver más fotos ingresá a
www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
Estuviste en esta obra, ¿cuál es tu opinión? ¿Coincidís con este artículo? ¿Qué te pareció? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 19/03/2012
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados