Martes 22 de Septiembre de 2020
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

“Amelia al ballo” y “The old maid and the thief” en el Teatro Avenida : No apto para feministas
Con un buen trabajo de conjunto, Juventus Lyrica presentó dos títulos poco frecuentados del compositor ítalo-estadounidense Gian Carlo Menotti. Por Ernesto Castagnino
 

Fernando Santiago (Marido) y Laura Polverini (Amelia)
en Amelia al ballo, Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2009

AMELIA AL BALLO y THE OLD MAID AND THE THIEF, óperas de Gian Carlo Menotti. Función del jueves 2 de julio de 2009 en el Teatro Avenida, organizada por Juventus Lyrica. Dirección musical: Leandro Valiente. Puesta en escena y escenografía: Florencia Sanguinetti (Amelia al ballo) y Ana D’Anna (The old maid and the thief). Vestuario: María Jaunarena. Iluminación: Rubén Conde (Amelia al ballo), Ana D’Anna y Fernando Micucci (The mald maid and the thief). Elenco: Laura Polverini (Amelia), Fernando Santiago (Marido), Marcos Padilla (Amante), Lídice Robinson (Amiga), Mario De Salvo (Comisario), Débora Maccarone y Marcela Marina (Camareras); Eugenia Fuente (Miss Todd), Sonia Stelman (Laetitia), Mirko Tomas (Bob), Vanesa Tomas (Miss Pinkerton). Orquesta y Coro Juventud Lyrica.

La producción operística de Gian Carlo Menotti (1911-2007) incluye títulos como The medium (1946), The telephone (1947), The consul (1950) y la ópera que compuso para Plácido Domingo: Goya (1986). Compositor del siglo XX, con lo que ello implica de superposición e integración de estéticas, lenguajes y tendencias, Menotti debe tanto a la tradición verdiana y pucciniana como al jazz y al negro spiritual, aunque siempre estuvo más cerca del melodismo italiano que del atonalismo vienés. Amelia al ballo y The old maid and the thief (La solterona y el ladrón) son dos obras breves llenas de humor y con momentos musicalmente inspirados. En ellas se pinta el retrato de dos estereotipos femeninos: la frívola y la solterona, con un humor, si bien misógino, efectivo.

La primera fue estrenada en 1937 y narra un episodio en la vida de una frívola mujer que negocia con el marido revelar la identidad de su amante con la condición de que luego la acompañe al baile. Finalmente el marido y el amante se enfrentan, pero Amelia sigue impaciente por llegar al baile. En un arranque de ira rompe un jarrón en la cabeza del marido y llega la policía, Amelia entrega al amante diciendo que es un ladrón y se lamenta no tener quién la acompañe al baile. El comisario se ofrece a hacerlo y parten felices mientras el coro entona la moraleja: “si la mujer quiere ir al baile, al baile irá”.

The old maid and the thief fue estrenada en 1941 y contiene un retrato femenino tan poco edificante como su antecesora. Miss Todd y su criada Laetitia reciben la inesperada visita de un vagabundo que despierta en ambas la lujuria. Invitan al joven a pasar unos días pero una amiga de Miss Todd llega con la noticia de que un preso se ha escapado de la cárcel y anda por el pueblo. La solterona y su criada están convencidas de que el vagabundo que vive con ellas es el buscado criminal pero no pueden echarlo porque ambas están enamoradas de él. Las mujeres asaltan una licorería para contentar a Bob y evitar que se vaya. Finalmente la amiga de la solterona llega con la noticia de que la policía registrará todas las casas para encontrar al fugitivo y Miss Todd, ya completamente entregada, ofrece a Bob huir juntos. Mientras ella, desairada por la negativa, corre a entregarlo a la policía, Bob y Laetitia escapan robando todo lo que pueden.

 Laura Polverini (Amelia) y Fernando Santiago (Marido)
en Amelia al ballo, Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2009

La asociación Juventus Lyrica suele incluir en su programación alguna rareza que trae aire fresco a un público siempre ávido de incorporar nuevos títulos junto a las siempre festejadas Normas, Lucias o Toscas. En esta ocasión el emparejamiento de dos obras juveniles de Menotti resultó una sorpresa sumamente agradable.

La régie y escenografía fue repartida entre Florencia Sanguinetti para Amelia al ballo y Ana D’Anna para The old maid…, inclinándose la balanza hacia la primera por el resultado general. La dirección actoral de ambas extrajo buenas interpretaciones de los cantantes pero el planteo visual resultó claramente superior en el caso de Sanguinetti.

Inspirándose en la era dorada de Hollywood, Sanguinetti concibe la acción en una lujosa habitación donde Amelia está preparándose para el baile. Un tocador, un biombo, cajas de sombreros, estolas de piel, conforman un marco de estética deliberadamente kitsch donde la caprichosa y egocéntrica Amelia va dejando corazones rotos en su búsqueda del placer inmediato. La directora supo aprovechar los guiños humorísticos que acercan esta obra a los intermezzi bufos del siglo XVIII al estilo de La serva padrona de Pergolesi. Por su parte, el diseño escenográfico de Ana D’Anna no alcanzó el nivel esperado. El escenario estaba atravesado por un panel que dividía el interior de la sala de Miss Todd y el espacio exterior. Una serie de paneles sugerían puertas, ventanas y habitaciones, pero el espacio principal, donde ocurría la mayor parte de la acción, era una diminuta sala comprimida a la derecha del escenario en la que sólo cabían dos sillones y una mesita, con los cuales los cantantes tropezaban, y resultaba más parecido a una sala de espera de consultorio médico que a un living. El vestuario aportado por María Jaunarena resultó creativo y de gran  calidad.

Eugenia Fuente (Miss Todd) en The old maid and the thief,
Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2009

En el aspecto vocal, sin embargo, The old maid… resultó superior a Amelia al ballo, destacándose la impecable interpretación de Eugenia Fuente como Miss Todd, a quien ya tuvimos ocasión de admirar en la producción de La hora española de Ravel en 2007. Fuente posee una voz de buena proyección, interesantes claroscuros y timbre sensual y aterciopelado. Su interpretación fue equilibrada en los aspectos bufos y patéticos del personaje. La acompañó en el rol de Laetitia, estableciendo un buen contraste, la soprano ligera Sonia Stelman, con buenos medios vocales aunque su interpretación no exploró demasiado la picardía del personaje. Su abordaje del aria “Steal me, sweet thief” alcanzó suficiente intensidad lírica. El tenor Mirko Tomas encontró en Bob un personaje que se ajusta a sus medios vocales, brindando una bella interpretación del aria “When the air sings of summer”, aunque su dicción inglesa fue menos pulida que la de sus compañeras de elenco. La soprano Vanesa Tomas lució un timbre agradable en el dúo con Miss Todd “My lover sails”.

En Amelia al ballo, la soprano Laura Polverini puso su voz de soubrette al servicio de la exasperante Amelia con resultado aceptable, destacándose más sus condiciones actorales que vocales. Cumplieron el barítono Fernando Santiago en el rol del marido y el bajo Mario De Salvo como el comisario. Menos convincente resultó Marcos Padilla en el rol del amante demasiado exigido en las notas agudas.

Sonia Stelman (Laetitia) y Mirko Tomas (Bob) en The old maid and the thief,
Juventus Lyrica, Teatro Avenida, 2009

El director Leandro Valiente sin duda conoce el estilo musical de Menotti, ya que en la temporada 2004 dirigió para Juventus otro título de este compositor, La medium. Valiente tuvo a su cargo la dirección musical de ambas obras con muy buenos resultados, con adecuado equilibrio entre los aspectos vodevilescos y sentimentales. La orquesta respondió con solvencia como así también lo hizo el coro en su simpática intervención en Amelia al ballo.

Aplaudimos la iniciativa de Juventus Lyrica de presentar al público porteño un repertorio poco conocido con muy buenos resultados generales.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Julio 2009

Imágenes gentileza Juventus Lyrica / Fotografías de Liliana Morsia.
__________

Espacio de Opinión y Debate
¿Estuviste en esta ópera y no coincidís? ¿Qué te pareció este comentario? Dejanos tu punto de vista en nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 09/07/2009
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados