Viernes 14 de Mayo de 2021
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

La "Misa de Réquiem" de Verdi en el Teatro Coliseo: Con sabor a despedida
En medio de las duras circunstancias por las que atraviesa el Teatro Colón, se ofreció una versión visceral del "Réquiem" verdiano. Por Ernesto Castagnino
 

Con sabor a despedida
Teatro Coliseo, Marcelo T. de Alvear 1125
Domingo 25 de noviembre, 17.00

La Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón interpretan la Misa de Réquiem de Giuseppe Verdi, dirigidos por Stefan Lano, en el Teatro Coliseo, 2007

MISA DE RÉQUIEM de Giuseppe Verdi. Dirección musical: Stefan Lano. Director de coro: Salvatore Caputo. Solistas: María José Siri, soprano; Annette Seiltgen, mezzosoprano; Raúl Melo, tenor; Hernán Iturralde, bajo-barítono. Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón.

La Misa de Réquiem compuesta por Giuseppe Verdi en homenaje a Alessandro Manzoni, fue estrenada en Milán en 1874, al cumplirse un año de la muerte del poeta. El nombre de Manzoni permanece ligado al de Verdi más allá de este homenaje póstumo, ya que podría decirse que aquel significó en la literatura italiana lo que éste en la música: la creación de una conciencia nacional que desembocó en la unificación política italiana, período que en el aspecto estético se conoce como Risorgimento. El profundo y teatral dramatismo que Verdi otorgó al texto de la misa de muertos puso a esta obra en el centro de fuertes discusiones acerca de su carácter religioso, llegando a tildársela de "ópera con atuendo eclesiástico" por el director de orquesta y wagneriano Hans von Bülow, uno de sus detractores.

El clima que se vivió en esta última función de la temporada operística del Teatro Colón fue de una carga emocional intensa, y la entrega de todo el cuerpo de músicos, coro y solistas se coronó con un cerrado y prolongado aplauso. El contexto en el que se presentó este último título de la temporada estuvo teñido por las declaraciones del director entrante, Horacio Sanguinetti, que generaron desconcierto y preocupación en la opinión pública.

La dirección de Stefan Lano, llena de tensión y dramatismo, por momentos exacerbada (tendencia al forte y fortissimo que ya señalamos en su reciente Elektra) acentuó los contrastes dinámicos en desmedro de una más refinada matización y elegancia. La respuesta de la Orquesta Estable fue impecable, interpretando con sentido trágico la música de Verdi y destacándose la actuación de los metales que introdujeron un "Tuba mirum" estremecedor. El coro tuvo también una actuación memorable, logrando un sonido homogéneo y un excelente acoplamiento con la orquesta. Si el resultado fue contundente en el "Dies irae", resultó menos depurado en la complejidad polifónica del "Sanctus".

Stefan Lano dirige a los solistas, la Orquesta y Coro Estables del Teatro Colón en la Misa de Réquiem de Giuseppe Verdi, Teatro Coliseo, 2007

El cuarteto de solistas cumplió con gran entrega e interpretaciones vocales de calidad. La soprano María José Siri estuvo espléndida abandonándose en ciertos momentos a la belleza de la música y transformando el "Libera me" en una exclamación desgarradora. La mezzosoprano alemana Annette Seiltgen lució un registro homogéneo y de timbre redondo, mientras que el tenor de origen cubano Raúl Melo, quien reemplazó al mexicano Dante Alcalá, ofreció un "Ingemisco" vocalmente irreprochable pero resultó en general menos expresivo que sus compañeros. Finalmente el excelente bajo-barítono Hernán Iturralde, que también sustituyó al anunciado Greer Grimsley, cumplió dignamente pero no llegó a conmover como acostumbra. Tal vez alguna dolencia le impidió lucir su brillante y sólida voz aunque la técnica y profesionalismo del cantante superaron cualquier dificultad.

La prolongada ovación del público fue un emotivo homenaje al maestro Stefan Lano y a una gestión que contribuyó a elevar el nivel artístico de nuestro querido Teatro Colón. Asistimos a un Requiem enérgico pero no por eso menos íntimo y espiritual, que contó con una impecable actuación de los solistas, la Orquesta y el Coro Estables, quienes convirtieron a la obra en un grito desesperado que debiera ser escuchado por quienes amenazan arrebatarnos nuestro patrimonio cultural.

Ernesto Castagnino
ecastagnino@tiempodemusica.com.ar
Noviembre 2007

Imágenes gentileza Teatro Colón / Fotografías de Arnaldo Colombaroli
N. del E. - En las fotos aparece el tenor Enrique Folger quien cantó las dos primeras funciones de la Misa de Réquiem de Verdi.
__________

Espacio de Opinión y Debate... ¡Participá!
¿Qué te pareció este comentario? ¿Estuviste en este concierto y no coincidís? Dejanos tu punto de vista en opinion@tiempodemusica.com.ar aclarando en el Asunto de tu email el nombre del artículo. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 29/11/2007
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados