Miércoles 17 de Julio de 2019
Una agenda
con toda la música






Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

"Norma" en La Plata: A la búsqueda de la tradición belcantista
Como inicio de su temporada lírica 2007, el Teatro Argentino de La Plata ofreció esta ópera, paradigma del bel canto del siglo XIX, en una versión en la que se destacó la soprano italiana Maria Pia Piscitelli. Por Javier Villa
 

A la búsqueda de la tradición belcantista
Teatro Argentino de La Plata
Domingo 22 de abril de 2007, 17.00

Carlos Duarte, Carlos Esquivel y Maria Pia Piscitelli en la escena final de
Norma, Teatro Argentino, La Plata, 2007

NORMA, ópera en dos actos de Vincenzo Bellini. Dirección musical: Antonio María Russo. Puesta en escena, escenografía e iluminación: Roberto Oswald. Diseño de vestuario: Anibal Lápiz. Director de coro: Sergio Giai. Principales intérpretes: María Pía Piscitelli (Norma), Carlos Duarte (Pollione), María Luján Mirabelli (Adalgisa), Carlos Esquivel (Oroveso), Pablo Skrt (Flavio), María Inés Franco (Clotilde). Orquesta y Coro Estables del Teatro Argentino de La Plata.

Si uno hace un simple repaso por la literatura operística de la primera mitad del siglo XIX, uno de los títulos que no podrían faltar a este sencillo ejercicio mental es sin dudas Norma de Vincenzo Bellini. Estrenada en La Scala de Milán el 26 de Diciembre de 1831, la obra tuvo su fuente de inspiración en la homónima de Alexandre Soumet. Cabe mencionar que la historia fuera parcialmente modificada por el libretista Felice Romani -uno de los más relevantes del período belcantista-, dando prioridad a las pasiones de corte amoroso que delinean la trama de la ópera a través de sus tres personajes más importantes: Norma, la sacerdotisa del templo de Irminsul; Adalgisa, otra joven sacerdotisa; y el proconsul romano Pollione. Desde el punto de vista teatral Norma es una pieza compleja por los requerimientos actorales que solicita en particular a la protagonista, estados anímicos y reacciones de lo más diversas que debe aunar al lenguaje musical belliniano.

Específicamente en lo que concierne al estilo musical de Bellini, su característica más palpable y más genial a la vez es la calidad del tratamiento melódico o, dicho de otra manera, la sublime escritura vocal, quizá de las más refinadas de todos los tiempos. Ésta partitura es un claro ejemplo de ello, donde transcurren aquellos recitativos plenos de grandeza lírica, la cualidad cantabile de sus arias, como así también aquellos pasajes virtuosísticos donde los intérpretes deben hacer gala de su manejo vocal.

María Luján Mirabelli, Maria Pia Piscitelli y Carlos Duarte, final del primer acto de Norma, Teatro Argentino, La Plata, 2007

La soprano italiana María Pía Piscitelli volvió a ofrecer su lectura de Norma tal como lo hiciera en el año 2000 en el Teatro Colón. Hay algo que no se le puede objetar a esta artista y es el compromiso con qué abordó el rol. Desde su entrada se advirtió el énfasis e ímpetu de su voz particularmente en los recitativos. Sin embargo algunos aspectos de su emisión empañaron su interpretación, como fueron ciertos agudos forzados, la falta de comodidad para abordar las agilidades y  se echó en falta por momentos un sonido más "flotante" característico del aria "Casta diva". Por su parte, fue errática en todo momento la intervención de la mezzosoprano María Luján Mirabelli: la voz presenta un timbre heterogéneo en toda la extensión, con notas agudas emitidas con esfuerzo. Asimismo su desenvolvimiento actoral no reunió las características del noble y contrariado personaje de Adalgisa. Carlos Duarte asumió con decoro la parte vocal de Pollione: es menester subrayar que el registro agudo se oyó sofocado, situación que dificultó a su fraseo, y en la faceta actoral se advirtió cierta rigidez en sus movimientos escénicos. La voz noble de Carlos Esquivel encontró comodidad en el rol de Oroveso, aún cuando su comienzo fue dubitativo -el sonido estuvo algo sobrepasado por la orquesta-, sus intervenciones posteriores estuvieron a la altura de sus habituales presentaciones.

La puesta a cargo de Roberto Oswald tuvo, como suele hacer en sus trabajos, una cuidada e intencionada cualidad estético-visual basada en la coherencia con la iluminación y la escenografía. Las escenas de conjunto son cabalmente más adecuadas para la concepción de su labor, en donde se contemplan cuadros logrados. En particular esta puesta careció de riesgo en la marcación actoral que tendió a cierto estatismo, mejor resuelto por las capacidades actorales de Piscitelli.

Carlos Esquivel en el centro, segundo acto, cuadro segundo, Norma,
Teatro Argentino, La Plata, 2007

Si hay una característica ineludible en el quehacer belcantista es la capacidad de acompañamiento que debe guardar el director a cargo de la orquesta. En esta ocasión la dirección de Antonio María Russo flaqueó en esa aptitud: hubo ciertos desfasajes en la concertación con los cantantes. Más allá de algunas desafinaciones por parte de la orquesta, también se echó en falta una lectura más teatral para dar mayor dinamismo al discurso escénico.

El resurgimiento del bel canto -que se propició a mediados de la centuria pasada de la mano de afamadas intérpretes- encuentra en Norma quizá su punto más sublime, más elegíaco. Es Bellini uno de los autores que más justicia hizo con éste estilo, en donde la voz es instrumento virtuoso de la poesía teatral. Las voces de esta versión ofrecida en La Plata poco tuvieron que ver con la estética belcantista, aunque la notoria entrega de una artista como Maria Pia Piscitelli delineó actuación elocuente.

Javier Villa

Imágenes gentileza Teatro Argentino de la Plata / Fotografías de Gentili.

_______

¿Qué te pareció este comentario? ¿Estuviste en esta ópera y no coincidís? Dejanos tu tu punto de vista en opinion@tiempodemusica.com.ar aclarando en el Asunto de tu email el nombre del artículo. Hagamos de Tiempo de Música un espacio para debatir.

 
Publicado el 16/05/2007
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados