Miércoles 18 de Octubre de 2017
Una agenda
con toda la música


Miércoles 18
Jueves 19
Viernes 20

Conferencias, cursos,
seminarios y talleres

Convocatorias y concursos
para hacer música

Buscador


FacebookTwitterBlogspot
 

Daniel Levy : La sensibilidad en la escucha
Por Javier Villa
 

3. La enseñanza como aproximación al hecho musical

Daniel Levy / Fotografía de Carla Parodi Almaraz

A menudo la enseñanza suele ser el lugar en donde recalan ciertos artistas en un determinado momento de sus vidas. La mirada y la reflexión que brinda Daniel Levy acerca del hecho pedagógico, lo ubica en una posición muy cercana a los principios de la enseñanza.

¿Cuál es la relación que tiene hoy en día con la enseñanza?
Todavía poca, pero no porque no lo desee, sino por una cuestión de tiempo. Me estoy dedicando mucho en estos períodos —si bien tengo masterclass que van a realizarse— a enseñar a músicos todo este asunto de la escucha, sobre cualquier instrumento, no sólo al piano.

Y en relación con el piano, cuando le toca enseñar ¿reconoce prácticas de sus maestros?
Sí, absolutamente. Más que reconocerlas podés hallarte diciendo las mismas cosas y viendo esa misma dificultad que vos atravesaste. Es un momento difícil de transición donde están todas esas ganas y esa voluntad del que está haciendo algo y a lo mejor todavía hay una traba que no lo deja. Esa transmisión no es fácil. Una cosa es tener alumnos donde eso ya está superado, y otra es tener alumnos que están en un período intermedio donde no han superado algunas cosas. No tienen que superarlas todas. No es obligatorio que siempre deban tocar cualquier repertorio. Les puede servir como experiencia. Creo que hay que reconocer hacia dónde se inclinan más para sacar lo mejor. Es inútil que todos puedan tocar todo.

Muchas veces lo que se evita es el contacto con el propio límite…
Exacto.

Y eso es un poco peligroso porque no permite el registro que hay que tener para saber qué cosas se pueden y qué cosas no.
Y aparte puede no ser un límite porque pensá una cosa: ¿podemos profundizar en todo el repertorio del instrumento?

Una vez Alicia de Larrocha dijo en una entrevista que le hubiera faltado otra vida para hacer todo lo que hubiera querido.
Para conocer hay que profundizar, no se puede estar “picando”.

En este tramo de la entrevista Daniel Levy reflexiona acerca de temas muy personales y profundos que ayudan a comprender su mirada sobre aspectos inherentes a la música.

Con respecto a los maestros sobre los que hemos conversado, ¿tuvo la oportunidad de expresarles su gratitud?
Interesante esa pregunta. A lo mejor no lo que hubiera sido oportuno. En el momento en el cual a lo mejor hubiera podido hacerlo Ana Gelber ya no estaba bien de salud. Y verdaderamente fue un gran disgusto no poder hacerlo. Recuerdo como si fuera hoy un llamado que yo había hecho desde Milán a ella y no me reconoció, fue una cosa terrible. Ya había entrado en un proceso de olvido. Lo pude manifestar haciendo en algunos casos algún pequeño homenaje.

¿Qué le hubiera dicho?
En su caso cuando uno abre puertas de este tipo —también con Scaramuzza y Maria Tipo—, no sólo tienen que ver con la corrección y con lo que hay que trabajar, sino esta especie de línea que jamás se quebró, una constante. En el hacer, en el escuchar, en el repertorio, en el cuidado, en el consejo, en la expresividad, en ir más adentro.

Bueno hace un rato usted mencionó la idea de una llave…
Es una llave que te concede, y eso siempre es para agradecer.

Y la llave queda del lado del alumno…
Claro, y queda la responsabilidad. Estar al servicio de la música, en el mejor modo consciente. Al final uno se mueve con creaciones que siempre te llaman la atención, cómo fue posible que se hicieran. Ese “cómo” ya te permite entrar en un misterio. Los compositores eran (casi todos) gente que no la pasaba tan bien en su vida. No agrega ni quita nada, pero no obstante eso uno se pregunta cómo hicieron con todos los dilemas y problemas que tenían. Es muy interesante el tema. No es una pregunta que se responda a través del talento que tuvieron. Eso no explica nada.

Para terminar ¿qué significa la música en su vida?
En realidad todo. No podría concebirla sin música. Estimo que lo poco que pueda transmitir tiene que ver con algo pulsante y que es la energía más importante que disponemos como seres humanos. La música no diferencia, no crea contraposiciones (hablo en el sentido profundo), no divide. Los chinos decían que la música es incapaz de engañar, es como un reflejo de la verdad. Es una energía tan importante que sería bueno que la pudiéramos aprovechar más en el sentido de todo lo que puede dar. La música puede curar, puede armonizar, puede educar. Hay mucho para hacer en la educación musical. Hay que educar musicalmente más allá si después se va a hacer abogado o ingeniero. La educación musical de base sirve porque tiene la capacidad de armonizar todos los elementos de la vida. Eso no quiere decir que todos deban ser concertistas. La música es un todo, no es sólo una profesión.

* * * * *

A partir de las reflexiones elaboradas por Daniel Levy surge un aspecto muy interesante que nuclea a su concepción estética y a la relación que se establece con el otro; es decir a la cualidad propia de su sonido y al lugar que le asigna al oyente durante sus interpretaciones. Estos dos aspectos parten del interés por la escucha, como si la escucha fuera el disparador para elaborar lo propio en función de ese otro que será tenido en cuenta durante la interpretación musical. Tener contacto con la palabra de un artista brinda la posibilidad de conocer su pensamiento y principalmente de comprender los alcances de su concepción sonora, que en el caso de Daniel Levy confirman una vez más su jerarquía artística.

Javier Villa
Septiembre de 2017

Daniel Levy junto al Cuarteto Petrus

Para agendar
Daniel Levy ofrecerá un único concierto el miércoles 20 de septiembre a las 20.30 en el Teatro Coliseo, junto al Cuarteto Petrus, en el marco del Ciclo Eufonia. El Cuarteto Petrus está integrado por Pablo Saraví en violín, Hernán Briático en violín, Adrián Felizia en viola y Gloria Pankaeva en violoncello. Interpretarán el Cuarteto para piano, violín, viola y violoncello, Op.26 de Johannes Brahms y el Quinteto para piano y cuerdas, Op. 44 de Robert Schumann. Localidades en venta en la boletería del Teatro o a través de Ticketek. Entradas desde $350.

Anterior                                                                                                                                             < 1 | 2 | 3

Seguinos en www.twitter.com/TdMargentina y www.facebook.com/tiempodemusica.argentina
__________
 
Espacio de Opinión y Debate
¿Qué te pareció esta entrevista? ¿Coincidís con lo que se dice? Dejanos tu punto de vista en nuestro facebook o nuestro blog. Hagamos de
Tiempo de Música un espacio para compartir.

Compartí esta nota en Facebook o en Twitter

 
Publicado el 20/09/2017
     
WebMind, Soluciones Web Contacto © Copyright 2006/2014 | Todos los derechos reservados